Efectos nocivos de los compuestos orgánicos volátiles sobre la salud humana

0

Son invisibles y están por todas partes. En nuestro día a día estamos literalmente inmersos en entornos donde campan a sus anchas los Compuestos Orgánicos Volátiles o COV, más conocidos por el acrónimo VOC, del inglés Volatile Organic Compounds. Estos compuestos suponen un riesgo real para nuestra salud y el medio ambiente.

Los compuestos orgánicos volátiles (VOC) son todos aquellos hidrocarburos que se presentan en estado gaseoso a la temperatura ambiente normal, o que son muy volátiles a dicha temperatura. Entre el gran número de compuestos químicos identificados como VOC se incluyen los hidrocarburos alifáticos, los aromáticos y los hidrocarburos clorados; aldehídos, cetonas, éteres, ácidos y alcoholes.

La vegetación y los animales salvajes y domésticos emiten VOC de forma natural a la atmósfera. Sin embargo, alrededor de una cuarta parte de las emisiones VOC son consecuencia del uso de disolventes, tanto en el ámbito industrial, donde abarcan la práctica totalidad de los sectores industriales, como en el doméstico.

Cuando estos gases se mezclan con otros contaminantes atmosféricos, como los óxidos de nitrógeno (NOX), y reaccionan con la luz solar, generan ozono troposférico, un contaminante atmosférico.

Consecuencias 

Estar expuesto a estos contaminantes tiene consecuencias sobre nuestra salud y bienestar. Las más habituales y menores son el dolor de cabeza, mareos, trastornos visuales, fatiga, reacciones alérgicas de la piel, náuseas, tos, irritaciones en la faringe y los ojos, y dificultades respiratorias como la garganta seca.

Algunos compuestos, en combinación con un largo período de exposición, tienen un alto grado de toxicidad. De hecho, se sabe que el benceno, por ejemplo, es un carcinógeno humano.

La exposición a largo plazo a estos VOC puede tener afectaciones sobre el hígado, riñones y sistema nervioso central. A corto plazo, pueden producir otros problemas respiratorios como una mayor incidencia y un agravamiento del asma, la reducción de la función pulmonar y una inflamación de las vías respiratorias, que genere síntomas respiratorios y una alteración del rendimiento.

¿Dónde se originan los VOC?

Hemos visto que existen dos fuentes de VOC. Una, de origen natural. Otra, derivada de la actividad humana. También sabemos que estos compuestos son precursores de la concentración de ozono en un lugar determinado, junto a factores como la radiación solar y la temperatura.

Es evidente que entre los precursores solo tenemos intervención directa en lo concerniente a la actividad humana. Dicho de otro modo, la única manera efectiva de disminuir los niveles de ozono superficial es evitando o reduciendo la emisión de sus precursores, los cuales provienen mayoritariamente del tráfico y de las industrias. Estos son los dos grandes precursores que controlamos. En el caso del segundo, con una derivada muy importante que sitúa la posibilidad de reducir las emisiones de VOC en manos de cada persona. Porque si bien la actividad industrial en un gran generador de VOC, igualmente lo son los productos de uso cotidiano en nuestros hogar o lugar de trabajo.

Según diversos estudios, en el interior de edificios existe una mayor concentración de VOC que al aire libre. Entre tres y cinco veces más.

Productos cotidianos generadores de VOC

En nuestro hogar o lugar de trabajo, es decir, en espacios cerrados donde cada día pasamos largas horas, utilizamos o se han utilizado en su construcción y acabado productos emisores de VOC. Productos como disolventes, pinturas, barnices, tintas, limpiadores, pegamentos o insecticidas, entre otros muchos. Podemos decir que cualquier producto de origen petroquímico puede ser origen de VOC y, en consecuencia, su uso puede perjudicar nuestra calidad de vida y salud.

La calidad del aire que respiramos en espacios interiores está íntimamente relacionada con el uso de productos emisores de VOC. Así, más allá de los productos utilizados a diario para la limpieza del hogar, por ejemplo, desde hace algún tiempo se presta especial atención a los materiales utilizados en la construcción de edificios: pinturas y barnices, tapizados y papel para paredes, muebles y alfombras, maderas, etc. Todos estos materiales contaminan el aire que respiramos, de ahí que las administraciones públicas, a través de organismos autorizados, y la propia industria están aplicando estrategias de reducción de emisiones para garantizar la calidad del aire. Algunas de estas estrategias pasan por legislar o regular la emisión de VOC, ofrecer información sobre esta realidad para la toma de conciencia colectiva y realizar una adecuada selección de materiales en el diseño y construcción de los edificios. En el caso de los industriales, una de las estrategias es la fabricación de productos de baja o nula emisión VOC certificada. Si nos centramos en los fabricantes de pinturas, barnices y lasures, los líderes del mercado están introduciendo nuevas gamas de productos respetuosas con el medio ambiente y la salud humana.

Cedria Natura

Es el caso de la nueva línea CEDRIA NATURE. CEDRIA, fabricante de productos para la protección y el acabado de la madera, ha desarrollado a una línea de productos libres de emisiones VOC, formulados con componentes naturales renovables de origen vegetal, no derivados del petróleo. El resultado son productos que cuidan la madera y protegen la salud, favoreciendo y potenciando la elección de la madera para crear hábitats saludables con una mayor calidad del aire, especialmente en espacios cerrados.

El primer producto de la nueva línea CEDRIA NATURE es CEDRIA NATURE LASUR ECOLÓGICO Zero VOC, un lasur al agua con cero emisiones de VOC y con etiqueta Ecolabel que certifica que el producto cumple con los criterios ecológicos de la UE. También dispone de la certificación de calidad del aire A+.

Etiqueta Ecolabel

La etiqueta Ecolabel o Etiqueta Ecológica Europea es un sistema voluntario que pretende ayudar a los consumidores europeos a identificar con facilidad los productos que son ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

El etiquetado Ecolabel identifica a aquellos productos que cumplen los requisitos exigidos por el CEUE (Comité de etiqueta ecológica de la Unión Europea).

En el caso de las pinturas, barnices y lasures, la etiqueta Ecolabel certifica que es un producto de menor contaminación atmosférica, de bajo contenido en VOC y que no es nocivo para la salud humana ni perjudicial para el medio ambiente.

La etiqueta también garantiza un proceso de fabricación del producto con menor gasto energético y el uso de componentes o materiales naturales o sostenibles.

Compartir.

Comentarios están cerrados.